Documento, en inglés: Energy Conservation in Traditional Buildings, Conservación de la energía en edificios tradicionales.

Portada del documento

La energía barata y disponible al instante es un fenómeno moderno. Los edificios antiguos tenían que funcionar sin calefacción e iluminación artificial. Hasta la Revolución Industrial, los costes de transporte eran muy altos, lo que significa que la mayoría de los materiales y mano de obra eran de origen local. En las ciudades y pueblos históricos la mayor parte de los servicios se prestaban con proveedores muy cercanos. La forma en que los edificios tradicionales se hicieron y se utiliza por lo tanto, pueden proporcionar consejos útiles para la construcción de casas modernas con bajas emisiones de carbono.

Los edificios tradicionales obtienen, a menudo, muy buena nota en las pruebas energéticas. Las paredes gruesas y ventanas relativamente pequeñas dan una alta masa térmica, lo que significa que permanecen más cálidas en invierno y más frescas en verano que muchas casas modernas. Esto es cierto incluso de los edificios más inesperados: por ejemplo, los experimentos han demostrado que casas de madera del siglo XVI, a veces, puede superar el rendimiento de los edificios modernos. En las casas adosadas antiguas es más fáciles de mantener el calor que en las viviendas unifamiliares actuales, simplemente porque tienen menos paredes a través de las cuales pierden calor.

Los materiales de construcción tradicionales son, a menudo, más duraderos que sus sustitutos modernos. También pueden ser más coste-efectivos en términos de energía. En el pasado, la inversión en materiales era alta, pero los costos laborales eran relativamente bajos. Hoy, en cambio, se pone el  énfasis en el ahorro de tiempo. Por ejemplo, los marcos de las ventanas tradicionales de madera blanda tienen una vida casi indefinida si se pintan regularmente, pero los marcos de ventanas de plástico, que no requieren de pintura, tienen que ser reemplazados cada 10 o 15 años, o cada vez que un cristal se rompe. Los edificios tradicionales se prestan a las estrategias de eficiencia energética que tienen que tener en cuesta su carácter histórico, por ejemplo, poner nuevas contraventanas interiores.

Esta guía muestra lo que el dueño de una casa puede hacer para mejorar la eficiencia energética. Explica la importancia de comprender cómo los edificios tradicionales actuan y en qué difieren de los hogares modernos.

La guía se puede obtener siguiendo los enlaces de la fuente de la noticia

Fuente: Build up  Enlace externo, 23/12/2011

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Documentos, eficiencia energética and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *