Informe de Pike Research: Smart Cities: las claves que convertirán a las Smart Cities en nuestros hogares del futuro

En un nuevo informe, las previsiones de Pike Research sobre el crecimiento de la inversión en las tecnologías que darán vida a las ciudades inteligentes o Smart Cities se revela en más 88 Mil Millones de Euros en el periodo comprendido entre 2012 y 2020.

Pike Research analiza el mercado en términos de los cinco “sectores” que son fundamentales para el desarrollo de ciudades inteligentes: energía inteligente, agua inteligente, transporte inteligente, edificios inteligentes, y el gobierno inteligente. La energía en su distribución y conocimiento real de demanda son los primeros aspectos que han favorecido el crecimiento de este nuevo modelo de ciudad, pero todavía se trata de una idea de elevado potencial por descubrir.

Según la definición del Informe Pike, una ciudad inteligente se caracteriza por la integración de la tecnología en un enfoque estratégico para la sostenibilidad, bienestar de los ciudadanos y el desarrollo económico, y como tales, las ciudades inteligentes no se pueden entender como un mercado normal. Una definición difícil de llevar a la práctica en la sociedad actual y en los modelos tan fielmente implantados, pero sin duda hablamos de un modelo de necesaria aplicación para hacer viable nuestra huella y desarrollo en términos globales.

Pike sugiere en el informe Smart Cities que la ciudad inteligente debe ser vista como una confluencia compleja de varios mercados existentes, así como el conductor de soluciones nuevas y emergentes que abarcan varios de estos ámbitos tradicionales como la energía, el agua, el transporte, la gestión de edificios y/o servicios del gobierno. La ciudad inteligente se está convirtiendo en un espacio para la experimentación y aplicación de tecnologías multifuncionales y soluciones.

Entre 2010 y 2050, se prevé un aumento del número de personas que viven en las ciudades de 3,6 mil millones a 6,3 mil millones, con la mayoría de ese crecimiento produciéndose en los países en desarrollo, un aspecto que obliga a reinterpretar las soluciones que hoy en día aparentemente se muestran como válidas. Para el año 2025 habrá 37 megaciudades, cada una con una población superior a 10 millones; 22 de estas ciudades estarán en Asia.

Los impactos de esta nueva fase de la urbanización en las economías urbanas, infraestructuras y recursos ya se están sintiendo, y también el fomento de la innovación en el diseño urbano, tecnologías y servicios, dice Pike.

Según el informe, los principales desafíos que enfrentan a los líderes de la ciudad inteligente y los proveedores incluyen:

    • El desarrollo de modelos efectivos financieros: La financiación sigue siendo el tema crítico para el despliegue a gran escala de soluciones de ciudades inteligentes.
    • Implementar proyectos pilotos de desarrollo a gran escala: Una ciudad que  encuentre un modelo para implementar los proyectos pilotos para el despliegue a gran escala a través de una serie de áreas operativas tendrá el derecho de ser llamada la primera ciudad inteligente de verdad.
    • El desarrollo de una visión integral de la ciudad: Una perspectiva amplia de las operaciones de una ciudad inteligente es vital no sólo para asegurar que se cumplan los objetivos medioambientales, sino también para obtener el máximo beneficio de las inversiones.
    • Mejora de la gobernabilidad y la participación ciudadana: Muchos proyectos pilotos actuales de ciudad inteligente se caracteriza por un diálogo limitado con el público en general. Las ciudades inteligentes tendrán que participar en nuevas formas con los ciudadanos, que se están convirtiendo en participantes más activos en la ciudad simplemente como resultado de los nuevos modelos de comunicación.
    • La identificación del cliente: Las ciudades no son empresas con un liderazgo claro y bien definido en los procesos de toma de decisiones. Una ciudad es más correcto verla como un espacio de oportunidad para ser realizado a través de la colaboración. La entrega de proyectos significativos implica el desarrollo de colaboraciones complejas a través de múltiples niveles de gobierno, socios locales, y (en algunos casos) los organismos internacionales de desarrollo y otras organizaciones patrocinadoras.

Las Smart Cities, por definición, buscan a través del desempeño en múltiples apartados el mayor desarrollo de una sociedad, convirtiendo su impacto en sostenible y mejorando la calidad de vida en términos globales con miras puestas en futuras generaciones. Solo quedaría por llevar a la práctica lo que en la teoría se muestra como un modelo práctico y útil para todos, y quizá al serlo para todos, es donde se pueda encontrar la falta de interés demostrada hasta la fecha en las Smart Cities.

El informe Smart Cities se puede adquirir en el siguiente enlace de Pike Reserach Enlace externo y tiene un coste de 4.200 dólares .

Bajo el término de Smart-cities, se realizan múltiples proyectos. Por ejemplo, Barakaldo será smart city de la mano de ocho empresas Enlace externo. En Euskadi, el Gobierno Vasco ha aprobado una subvención de 1,5 millones de euros para el proyecto Ecodis, que aspira a convertir a Barakaldo en una smart city.

En Eraikal, se han mencionado diversos informes de Pike Research Enlace externo.

En Eraikal se ha publicado el Libro Blanco Smart Cities para una Andalucía Sostenible Enlace externo . El 4 de Febrero de 2013 se presentará en Madrid el Libro Blanco Smart Cities Enlace externo, por Enerlis, Ferrovial, Madrid Network y Ernst & Young.

 

Fuente: Sustentable y Sostenible Enlace externo,22/01/2013

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Documentos, Estudios sectoriales and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *