Azulejos biológicos

En consonancia con la estrategia europea destinada a reducir el consumo energético primario anual en un 20 % para 2020, investigadores del Instituto Fraunhofer de Mecánica de los Materiales (IWMH) han creado un azulejo orgánico. Estos azulejos poseen una mayor eficiencia que los cerámicos en lo que se refiere a recursos y permiten desarrollar nuevos diseños creativos. Los bioplásticos compuestos por ácido poliláctico (PLA) son cada vez más resistentes al calor y ya se pueden emplear en procesos de relleno a alta temperatura también en la industria de la alimentación.

Pero, ¿qué los convierte en un producto biológico? Los azulejos están compuestos de una mezcla epoxi de aceite de linaza, distintas fibras naturales y una tierra de diatomeas, un material procedente de diatomeas fosilizadas. Los sistemas de azulejos basados en medios biológicos como los diseñados por el IWMH, sito en Halle (Alemania), son más respetuosos con el medio ambiente, más ligeros y, en función de las propiedades de los materiales empleados en su fabricación y las del propio proceso de fabricación, más eficientes desde el punto de vista de los recursos y la energía que los materiales cerámicos convencionales. «El compuesto no es tan duro como el vidrio ni quebradizo como los epoxi convencionales sino flexible y maleable. Estas características permiten que sea más fácil trabajar con ellos», según explicó Andreas Krombholz, científico de la división de compuestos naturales del IWMH, en relación a las ventajas adicionales de este material. Permite además adoptar nuevos enfoques arquitectónicos. Durante el proceso de moldeo se les puede dar la forma que precise el cliente, por ejemplo en forma de cuadrados, triángulos o círculos.

Incluso se les puede dotar de color y formas a voluntad. Otra ventaja que ofrecen desde el punto de vista del diseño es la posibilidad de añadir pigmentos fluorescentes a la mezcla, generando azulejos emisores de luz. Esto implica que pueden utilizarse tanto en interiores como en exteriores a modo de guía iluminada en suelos y muros. Los mismos bioazulejos pueden instalarse en cocinas y baños y utilizarse para alicatar suelos. Además permiten ahorrar dinero tanto al productor como a los consumidores debido a que los azulejos tienen la capacidad de amortiguar el ruido por sí mismos y por tanto se elimina un paso del proceso de producción.

Hasta ahora los PLA comenzaban a perder rigidez a los sesenta grados centígrados, característica que impedía su utilización en procesos que se llevan a cabo a temperaturas altas. Ahora, un equipo de investigadores del Instituto Fraunhofer de Investigación Aplicada sobre Polímeros (IAP) Enlace externo ha descubierto una forma de lograr que este bioplástico aumente su resistencia al calor. El Dr. Johannes Ganster, director de división en IAP, explicó el principio en el que se basa esta tecnología: «Para lograr que los plásticos PLA sean más estables a temperaturas elevadas introdujimos complejos estéreo con componentes especiales de lactidas L y D. Estas moléculas que rotan a izquierda y a derecha se complementan mutuamente y logran que los enlaces sean aún más estables

La producción de biopolímeros compuestos de PLA no se ve afectada por la cada vez mayor escasez de petróleo. Además se pueden convertir en compost y resultan ideales para su reciclaje por descomposición en ácido láctico.

Fuente: La Flecha Enlace externo,  01/02/2013

 

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Nuevos productos, Proyectos I+D and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *