Casa del futuro funcionando como un árbol. William McDonough + Partners

Imagen de William McDonough + Partners

En la primavera de 2009, The Wall Street Journal le pidió a la oficina William McDonough + Partners Enlace externo imaginar la casa sostenible del futuro. Usando la naturaleza como guía y fuente de inspiración, el equipo se propuso diseñar una casa que funcione como un árbol. Así es como la casa aprovecha la luz solar para generar energía, proporcionar hábitats naturales, capturar carbono y producir oxígeno, además de permitir la completa reutilización de sus piezas al finalizar su vida útil.

Con el fin de lograr este propósito, se incorporaron nanotecnologías en el diseño, los que permiten manipular los materiales a una escala muy pequeña, logrando generar una mayor cantidad de resultados en favor de su funcionamiento sustentable. Éstas tecnologías son conceptuales, pero se están estudiando y desarrollando actualmente.

Sus cubiertas funcionarían como los vegetales, a través de una fina capa fotosintética que permitiría captar la luz del sol para generar electricidad y agua caliente. Esta capa se pensó como los actuales paneles solares pero entrelazados dentro del mismo material exterior de la casa, mejorando además su aspecto.

La cubierta curva se compone de aleros generosos para entregar sombra, disminuyendo la carga de calor en verano, reduciendo así el gasto de energía a través del aire acondicionado. El techo también aísla y entrega un jardín al aire libre.

Sus muros o “corteza” se han pensado como una capa delgada y película aislante con la capacidad de auto-limpiarse, evitando la necesidad de mantenimiento o reemplazo. Algunas de estas tecnologías ya existen, como los vidrios de auto-limpieza, los que se recubren con un material especial que utiliza la luz solar ultravioleta para eliminar la suciedad orgánica, permitiendo que el agua de la lluvia se lleve los restos.

Por su parte, la estructura de la casa o “tronco”, se compone de tubos de carbono, mientras que las “raíces” se acompañan por un sistema subterráneo de bombas de calor. Este sistema aprovecharía la temperatura relativamente constante del suelo para controlar el clima de la casa; entregando calor en invierno, cuando la tierra está más caliente que el aire y aire fresco en el verano, cuando la temperatura del suelo es inferior.

Al igual que un árbol, la casa acumula beneficios ambientales positivos en el tiempo. Cuando la vida útil de la casa termina, sus materiales están diseñados para ser fácilmente desmontados y reutilizados en otros proyectos, como un árbol que cae y se biodegrada en el suelo del bosque. Como dice su diseñador, William McDonough: “en esta casa, los materiales de construcción vuelven a la tierra”.

En la web de William McDonough + Partners Enlace externo hay información adicional de este proyecto. Este estudio de arquitectura tiene más diseños conceptuales Enlace externo: :el edificio de oficinas del futuro, concepto de granja en los tejados, concepto de torre en el desierto, centro eco-eficiente de distribución.

En el Wall Street Journal Enlace externo se puede leer el resultado de este proyecto conceptual.

En Eraikal se ha publicado una visión de la edificación urbana del 2050  Enlace externo. Es un proyecto conceptual de la empresa Arup que mira hacia el futuro y revela su visión de lo que podrían ser los edificios urbanos en 2050.

Fuente: Plataforma Arquitectura Enlace externo,  09/04/2013

 

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in proyectos and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *