Techos blancos y verdes pueden combatir el calentamiento global según la geografía

Los techos frescos serían más eficaces en zonas más calurosas. 

Todo sobre los llamados roof garden (techos vegetales) y los techos pintados de blanco están siendo utilizados cada vez más en las azoteas de los edificios para disminuir el «efecto isla de calor» y eventualmente reducir el calentamiento global.

Según un estudio reciente de la Universidad Estatal de Arizona, ambos tipos de techos ofrecen distintas prestaciones según las regiones metropolitanas donde fueron instalados. Si bien el estudio analiza caso de Estados Unidos (sería interesante conocer algo así en distintos puntos de Lationamérica), puede servir como referencia para otras latitudes, explica USA Today.

En Nueva York los techos frescos, tanto vegetales como blancos, se han vuelto una tendencia y se estarían utilizando para bajar la temperatura de los edificios y para disminuir la necesidad de aire acondicionado.

«Cada uno puede compensar por completo el calentamiento debido a la expansión urbana y pueden incluso disminuir los gases de efecto invernadero», señala Matei Georgescu, científico líder del proyecto.

Georgescu agrega que los techos frescos pueden convertirse en un medio importante para hacer frente al alza de temperaturas, sobre todo en ciudades donde abunda el asfalto y los techos de alquitrán.

El estudio co-escrito por tres investigadores de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos utilizó modelos climáticos para observar los beneficios de los techos frescos en distintas áreas metropolitanas.

«Nuestro trabajo demuestra que la geografía importa», señala Georgescu, indicando que los techos frescos ofrecen mayores beneficios en el sur del país. La razón es simple. En las ciudades del norte el ahorro de energía es menor porque usan menos aire acondicionado.

De esta forma, los techos frescos ayudarían en mayor medida a zonas como Texas, Arizona, California y Florida en comparación a regiones intermedias cercanas al Atlántico como Chicago y Detroit.

Ambos techos tienen ventajas y desventajas. Según un estudio de la Universidad de Stanford de 2011, los techos blancos mantienen las superficies más frescas, pero al reflectar la luz aumentarían el calentamiento global mediante la reducción de la nubosidad y calentaría las partículas de hollín presentes en la atmósfera, explica el investigador Mark Jacobson. Sin embargo un estudio reciente de Berkeley Lab posiciona a los techos blancos como una solución económica, de fácil instalación y tres veces más eficaz que los techos vegetales. Eso sí estos últimos ofrecen otros beneficios como mejor gestión de aguas pluviales y todas las ventajas de la jardinería urbana.

Fuente: VeoVerde, 04/06/2014 

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Documentos and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *