El ladrillo se vuelve “inteligente”

  • Es un bloque prefabricado de hormigón de alta resistencia, hueco y con resaltes de unión
  • Bautizado como Smart Brick, su creador explica que con este material se podría construir un 80% más rápido y se abarataría la edificación en un 50%
  • Permitiría edificar de manera ‘precisa, resistente, barata, y realmente ecológica’
  • Un robot podría encargarse de la obra y no se necesitarían grúas, andamios ni mortero
  • Aún no se conoce cuál será su precio y se busca financiación para hacerlo realidad

Los teléfonos, las televisiones y hasta las neveras pueden ser inteligentes, pero los muros de las casas siguen construyéndose con el ladrillo de toda la vida. O, como lo llama la empresa israelí Kite Bricks, el ladrillo “tonto”. Por ello, ha ideado el ladrillo “inteligente”, aún en desarrollo, y con el que pretende impulsar una auténtica revolución en la forma de construir.

Un prototipo de cómo será un Smart Brick. EM

Kite Bricks lo presenta en su web como un “producto revolucionario”, que propone modificar para siempre el negocio de la construcción. El Smart Brick o, para abreviar, S-Brick, como ha bautizado a este “ladrillo inteligente”, es un bloque prefabricado de hormigón de alta resistencia, hueco y con unos resaltes en la superficie que le dan el aspecto de una pieza de Lego. Estiman que con este material se podría construir un 80% más rápido y se reduciría el coste de obra hasta en un 50%.

Ronnie Zohar, fundador de Kite Bricks, destaca las virtudes del nuevo ladrillo, que está llamado a cambiar “el modo en que se construyen casas, edificios, puentes y aceras”. Piensa que su producto servirá para la edificación en cualquier país, incluido España, y lo describe como “térmicamente eficiente, resistente (muy bueno frente a terremotos), barato y que, además, permite construir con rapidez”.

Reduce los costes energéticos asociados a la aclimatación hasta en un 60%
Con diferentes tamaños y formas adaptadas a las necesidades de edificación, los S-Bricks posibilitarán, según la empresa, una construcción precisa y realmente ecológica gracias a su diseño, que permite expulsar el calor en verano y retenerlo en invierno. Los costes energéticos asociados a la aclimatación se verían reducidos en un 60%, asegura la compañía israelí.

La clave del diseño del S-Brick está en sus cavidades, que lo hacen ligero, aislante y facilitan la instalación de cables y tuberías, a la par de hacerlos más accesibles para posibles reparaciones. Los resaltes del ladrillo simplifican su conexión y permiten introducir vigas en las zonas del edificio que necesiten refuerzo. Una vez colocados, sólo hay que cubrir las uniones con un adhesivo especial similar a la argamasa y colocar unos paneles que tapen el esqueleto de una obra rápida y resistente. Es decir, perfecta frente a las inclemencias del tiempo y que, además, generaría menos escombros y ruido que las actuales.

El obrero autómata
El método de construcción, como muestra el vídeo promocional del Smart Brick, no necesita andamios, ni grúas, ni mortero, ni arena. Es más, apenas requiere mano de obra, ya que la construcción puede realizarla un robot. Lejos de parecer una forma de edificar salida de la ciencia ficción, Zohar declara que su obrero autómata “estará disponible en un futuro cercano”. “Todavía no sabemos cuánto costará, pero no se trata de un mecanismo complicado”, explica.

Los arquitectos consultados por la compañía ven en el S-Brick “un nuevo mundo de posibilidades y oportunidades”. La empresa impulsora considera que “no existen alternativas a él”, ya que la mayoría de los bloques sólo proporcionan un andamiaje estructural, “al igual que hace 100 años”.

Aunque está muy avanzado, en la construcción hay que hacer todo despacio y de forma segura
El fundador ha explicado que su empresa ya dispone de prototipos, análisis e informes de ingenieros, y afirma que puede probar todo lo que asegura sobre el S-Brick. “Pero hay que tener en cuenta”, destaca, “que aunque está muy avanzado, en el sector de la construcción se deben hacer las cosas despacio y de forma segura”.

El S-Brick propone convertir la edificación en algo tan sencillo como un juego de niños y ya está en proceso para materializarse. “Tenemos dos años más para finalizar nuestro proyecto de investigación y desarrollo”, declara Zohar.

En estos momentos, Kite Bricks está en busca de financiación y necesita alrededor de tres millones de dólares (unos 2,2 millones de euros) para que su ladrillo “inteligente” se materialice y empiece a modificar el paisaje de las ciudades “desde África hasta Manhattan”.

Fuente: El Mundo, 15/07/2014

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Nuevos productos, previo a mercado and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *