Efecto de los repartidores de costes y establecimiento de un plan de gestión de costes de calefacción y ACS.

Antecedentes

La calefacción central con contadores individuales aúna gran parte de las ventajas de la caldera comunitaria –mayor eficiencia- y las de la calefacción individual –mayor flexibilidad- porque dispone de contadores particulares que registran el consumo de cada vivienda y se abona en función del gasto realizado. Por regla general, se hace un desembolso mensual fijo dirigido al mantenimiento de la caldera y después el que figure en el medidor. Así el usuario puede gestionar su calefacción, bajar el termostato, utilizar agua caliente u optar por la fría y no pagar por lo que hagan sus vecinos, a excepción de la cuota fija.

La Directiva 2012/27/UE  Relativa a la eficiencia energética establece que los edificios que estén dotados de sistemas de calefacción o climatización central deberán tener instalados sistemas de medición individuales, repartidores de costes de calefacción en los radiadores o contadores individuales de calefacción. Aunque la Directiva establece el 31 de diciembre de 2016 como fecha límite para instalar los repartidores de costes en edificios existentes dotados de calefacción central, lo cierto es que esta obligación no podrá ser tal en España hasta que culmine la transposición de la parte que aún está pendiente. Es posible que esa transposición contenga excepciones por rentabilidad o por zonas climáticas.

import_7636809_11 PaneraSe calcula que la medición individual de los consumos afectará aproximadamente a 1,7 millones de hogares en España dotados con un sistema centralizado de calefacción. Se estima que en España no se supera el medio millón de viviendas con equipos instalados, por lo que el reto, de transponerse íntegramente la Directiva, sería importante. Se estima que en España se instalarían 8 millones de repartidores de costes de calefacción y unos 5 millones de válvulas termostáticas. En Europa, donde este sistema ya está implantado hace años, aproximadamente 30 millones de viviendas están dotadas con este sistema, lo que supone un total de 150 millones de dispositivos instalados.

En estos últimos años los esfuerzos para maximizar la eficiencia energética en los edificios se han centrado, por una parte, en mejorar los elementos de la envolvente (fachadas, ventanas, cubiertas) y por otra, en las instalaciones (calefacción, ventilación, refrigeración e iluminación). A medida que aumentan estas medidas de ahorro energético, la influencia del comportamiento del usuario en el consumo de energía es mayor. Para actuar sobre dicho comportamiento, la medición y distribución de los costes de calefacción constituye una de las soluciones más efectivas. La instalación de sistemas de medición individual de la calefacción no representa en sí una mejora de la eficiencia energética de la instalación, pero sí es una medida que fomenta el ahorro de energía, ya que modifica la forma de utilizar la instalación de calefacción y permite un uso más eficiente de los sistemas. Por ejemplo, es posible cerrar las válvulas termostáticas en los radiadores de las habitaciones que no se utilizan de forma habitual y tener un mayor control sobre la temperatura de los radiadores en la vivienda.

Objetivos

El presente proyecto tiene como objetivos:

  1. La evaluación del ahorro que supone el que los usuarios de una instalación de calefacción centralizada paguen en función de su consumo real de calor, mediante la capacidad de control de la instalación con la instalación de repartidores de costes en los radiadores o contadores individuales;
  2. El desarrollo de un plan de gestión de costes que permita un reparto de los costes de calefacción y ACS que tenga en cuenta los gastos reales de cada usuario.

Dentro del alcance del proyecto, se va a medir el efecto del “robo” de calor. Si un usuario no conecta su sistema de calefacción, la temperatura de esa vivienda disminuye y en consecuencia está provocando un mayor flujo de calor desde las viviendas que le rodean hacia la suya. El efecto es que en las viviendas colindantes hay mayores pérdidas y en consecuencia un mayor consumo de calefacción.

Experiencia piloto

El desarrollo de este proyecto se va a realizar en las casas Panera situadas frente al parque de Etxebarria de Bilbao, siendo un conjunto de 4 bloques con 566 vecinos. En 2015 se realizó una gran inversión en la reforma y acondicionamiento de la instalación de Calefacción y Agua Caliente Sanitaria. Se dispone de los datos de consumo de la campaña invernal 2015-2016, durante el verano del 2016 se van a colocar los repartidores de costes en las viviendas, por lo que se compararán los datos de la campaña del 2016-2017 con los de la 2015-2016 para medir la influencia de los repartidores de costes en el consumo. La evolución del sistema de gestión de costes de calefacción y ACS sigue parejo a la de los equipos instalados en las casas Panera: de un primer reparto basado en las estimaciones de consumo de acuerdo a los m2 de cada vivienda, al reparto actual por consumo de portales gracias a la nueva instalación de Calefacción y Agua Caliente Sanitaria, a un futuro reparto individualizado por vivienda, de acuerdo a su consumo real cuando estén instalados los repartidores de costes o contadores.

Metodología

Para analizar el comportamiento de los usuarios, hay que establecer la reducción de consumo atribuible exclusivamente al cambio en su comportamiento por el hecho de disponer información sobre su consumo individual y en cómo afecta al confort térmico, desligándolo de otros factores que afectan al consumo, como las condiciones meteorológicas, las características del edificio, modificaciones en el control de la instalación y otros. Este análisis se va a realizar mediante un modelo detallado de los edificios, con el que se pueda filtrar el efecto en el consumo de otros diversos factores que intervienen. Esto va a permitir conocer con precisión los ahorros de energía que se pueden lograr y que son debidos exclusivamente a la colocación de los repartidores o contadores.

Resultados esperados

En verano del 2017 estarán disponibles los resultados finales del proyecto, que serán difundidos, tanto en esta fuente de información como en la web de Saincal .

Participantes y Agradecimientos

Este proyecto está financiado por el programa Eraikal 2015   del Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco. En el mismo participan la empresa Servicio de Asistencia a Instalaciones de Calefacción, S.L.; Saincal  , especializada en instalaciones de climatización, y el Grupo Enedi  (Energética en la Edificación) de la Universidad del País Vasco UPV/EHU. Cabe destacar que Enedi colabora con el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco en la gestión del Área Térmica del Laboratorio de Control de Calidad de la Edificación  .

Para la ejecución del proyecto se cuenta con la colaboración de Ista , líder mundial en el sector de la medición y facturación individual de consumos de calefacción, agua y otros consumos energéticos, fundamentalmente en el sector residencial. Además de los equipos de medición y facturación individual contratados por un bloque de edificios de Panera, Ista va a instalar equipos de medición en otro bloque de edificios de Panera y sensores tanto en los dos de edificios, con el objetivo de medir, de forma contrastada, la influencia de la medición y facturación individual en la reducción del consumo energético.

VN:D [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Efecto de los repartidores de costes y establecimiento de un plan de gestión de costes de calefacción y ACS., 5.0 out of 5 based on 1 rating
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Área Térmica, Eficiencia energética, LCCE, Proyectos I+D and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *