Una casa flexible que se adapta al ciclo de vida de las personas

El prototipo que emula una vivienda de 140 m2 cuenta con lo último en domótica como sillones “levantapersonas” y un baño inteligente

La casa accesible, inteligente y sostenible ha echado a andar; un prototipo de hogar adaptado puesto en marcha por la Fundación ONCE y el Real Patronato sobre Discapacidad recorrerá la geografía española durante tres meses.

A través de este espacio expositivo itinerante, que emula una vivienda de 140 metros cuadrados, ambas entidades acercarán al ciudadano las soluciones más avanzadas en el ámbito de la construcción y dotación de mobiliario.

Nada más entrar en el espectacular tráiler de 13,80 metros de longitud, que aloja esta casa accesible, nos encontramos con una puerta con mirilla digital que aumenta la seguridad y un video portero automático que permite, a través de un dispositivo, poner cara a la persona que está llamando y enviar dicha imagen a nuestro dispositivo móvil.

Pronto descubrimos que además de accesible se busca que la casa sea inteligente. “La intención es aunar domótica y accesibilidad utilizando un sistema por aplicaciones móvil que conecta toda la casa a nuestro dispositivo para, por ejemplo, controlar la subida y bajada de las persianas o el encendido y apagado de las luces”, explica Pablo Barrera, de la Fundación Once.

Dirigida al público en general, esta casa presenta soluciones que hoy son confort para los jóvenes pero que mañana pasarán a ser una necesidad. Es por ello que su diseño está orientado hacia el mayor número de personas con independencia de su edad, talla o capacidad para lograr así la accesibilidad.

Entre las soluciones expuestas en el hall de entrada destacan desde un aspirador robótico hasta un enchufe y una bombilla inteligentes que se pueden programar desde el móvil. Un dispositivo sonoro con sensor de intensidad de calor facilita, asimismo, la vida de las personas ciegas que no recuerdan si han dejado o no la luz encendida. Completan la muestra una cuchara y un cuchillo con mangos antideslizantes para personas que tienen dificultad en la coordinación motriz y una lámpara de mesita que se acciona con el contacto.

Sillones “levanta personas”

La sala de estar es sin duda la estancia más importante de la casa en cuanto a prestaciones domóticas, con luces en el techo que se pueden programar por el móvil, o una baliza luminosa que, conectada a un sensor, emite señales acústicas ante una emergencia. Por ejemplo, para avisar a una persona que está en el baño de que hay un incendio en el exterior.

Dos sillones, aparentemente básicos en cuanto a estética y confort, ayudan a la incorporación de los residentes mediante su “levantapersonas” llegando prácticamente a la posición vertical sin necesidad de esfuerzo, convirtiéndose además en sillas de traslado con ruedas.

El dormitorio está pensado para personas mayores o con reducida movilidad. Así, la cama es articulada con mandos inalámbricos, pudiéndose plegar para dejar libre y diáfana la estancia. El residente tiene asistencia comunicada con un familiar cercano o con un centro de salud tan sólo con accionar una pequeña pestaña desde la cama. Además, también puede disponer de un pulsador de pánico que al activarlo llamará automáticamente a la lista de cuatro números configurados previamente en el dispositivo.

Bajo la cama, sorprende una alfombra con detección de presencia. “Cuando alguien la pisa salta en el receptor una señal acústica o luminosa que indica movimiento. Sirve para controlar a una persona mayor ante cualquier caída o deambulación por demencia”, dice Barrera.

Y no hay dormitorio que se precie sin un buen armario, pero éste es muy especial. Pensado para personas con silla de ruedas o sin apenas fuerza para agarrar, la barra del ropero es articulada de forma electrónica. Facilita el acceso a la ropa y funciona con un mando a distancia.

La zona más visitada e interesante de la visita es el baño. Entre las novedades, encontramos un secador de columna que se puede regular en intensidad y temperatura ideal para personas que no puedan utilizar la toalla. Sin embargo, el retrete acapara para bien todas las atenciones: se regula con un mando mediante el cual podemos subir y bajar la tapa, accionar luz por la noche, tirar de la cisterna… y capta la presencia del residente (en caso de que nos alejemos la tapa se cierra de forma automática).

El baño cuenta con un único lavabo, pero pensado para familias con hijos ya que se puede regular en altura. También el grifo está programado (para agua caliente o fría, opciones de lavado de dientes o de cara…) asegurando un uso racional del agua en función de las necesidades.

Pasamos a la cocina-comedor. En este espacio sorprende una mesa single eléctrica, diseñada para todas las tallas y todas las personas, estén sentadas o de pie. Siempre está a la altura adecuada variando desde 55 a 95 cm. Esta estructura de altura variable para mesas sirve también para encimeras ya que permite instalar el fregadero, la placa vitrocerámica, etc. Su ajuste de altura puede ser manual (por manivela) o eléctrico (con mando por infrarrojos).

Teniendo en cuenta que el diseño universal puede y debe materializarse en elementos pequeños y sencillos, que resultan útiles en el día a día, existen infinidad de modelos de vajillas y cubiertos adaptados a diferentes necesidades: personas zurdas, con poca fuerza o con temblores, dolores en las articulaciones o que utilicen una única mano… Y volviendo al sistema de domótica, la lavadora y el frigorífico se pueden programar desde el móvil.

Se trata de una cocina con distintas soluciones para personas que tienen dificultades para acceder a los muebles. “Por ejemplo”, muestra Barrera, “la estantería se baja de forma hidráulica y no sólo verticalmente sino también hacia adelante, siendo perfecto para personas que van en silla de ruedas y chocan con la encimera”. También es posible ajustar la altura de la encimera accionando un botón, siendo la variación de hasta 30 cm.

Un espacio de trabajo y otro de energías renovables, aunque no existen medidas implementadas en este hogar, completan las estancias de esta casa accesible, inteligente y sostenible que se podrá visitar en la Plaza Isabel II, en Madrid, en horario de 10:30 a 20:30, hasta el próximo 30 de septiembre. Después la vivienda viajará hasta Pamplona, Logroño, Bilbao, Santander, Gijón, A Coruña, Valladolid, Badajoz, Sevilla, Murcia, Albacete, Valencia, Zaragoza y Barcelona.

Fuente: El Mundo, 29/09/2016

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Mercado, Nuevos productos, proyectos, Tecnología and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *