Casas de madera: de las películas a la realidad española

Una casa de madera. Y de inmediato pensamos en las casas de las películas norteamericanas, que siempre nos parecen bonitas, como de cuento, pero frágiles. Aquí nos gusta mas el ladrillo. O no. Ya no sólo por razones de ecología, que también, una vivienda de un material noble, cálido y cercano como la madera tiene muchas virtudes.

  • Las propiedades de la madera mejoran la calidad de vida en nuestra vivienda.
  • Cada vez se construyen más en España: de madera y con criterios sostenibles que ahorran energía y reducen las facturas.
  • Tres aparejadores leridanos acaban de crear una constructora de viviendas plurifamiliares pasivas, autosuficientes y en madera.

De entrada, su tacto resulta saludable gracias a su baja conductividad térmica. Las características térmicas de la madera consiguen crear ambientes templados: cálidos en invierno y más frescos en verano. Pero la madera también tiene propiedades acústicas. Consigue aislar de ruidos del exterior, acondiciona y absorbe ondas sonoras evitando reverberación. El ejemplo más claro es la madera utilizada en paredes y techos de auditorios y palacios de música.

Se ataca a la madera por ser vulnerable a la humedad, y no es del todo cierto. Cuando está correctamente tratada, además de no presentar defectos, la madera es capaz de absorber o ceder humedad al entorno. Esta peculiaridad ayuda a purificar el ambiente y mantener un grado de humedad óptimo. En suma, las propiedades de la madera mejoran la calidad de vida en nuestra vivienda.

Edificios en altura y de madera

En España, cada vez se construyen más casas con criterios sostenibles, muchas de ellas –no siempre– de madera. El año pasado, la empresa House Habitat, especializada en construcción sostenible, levantó en Barcelona el edificio con estructura de madera más alto de la capital catalana. Se trata de una casa unifamiliar, de 346 metros cuadrados, construidos en cinco plantas. Es una casa ecológica y dispone de la certificación energética “A”.

También en 2015, la empresa Kuusamo acabó en la sierra de Madrid la casa de madera más grande de España. Es una vivienda de 650 metros cuadrados con estructura de madera de pino finlandés, ecológica y de consumo casi nulo. Tiene diseño bioclimático y su sistema constructivo ha buscado la máxima eficiencia energética. En su construcción se utilizaron exclusivamente materiales naturales y reciclados.

Una casa tradicional unifamiliar consume 1.800 euros al año, una de madera 300Pero la cosa no ha hecho más que empezar. Tres aparejadores de Lleida acaban de crear la empresa Behabitat, para la construcción de viviendas plurifamiliares pasivas. Son edificios energéticamente autosuficientes y realizados en madera. Su objetivo es conseguir que en las ciudades haya construcciones en altura, edificios plurifamiliares, hechos con madera y totalmente pasivos.

Efectivamente, empieza a haber edificios en ciudades realizados en madera, pero no siempre son autosuficientes. Aunque por ahora no ha llevado a cabo la construcción de ningún edificio plurifamiliar, Behabitat ya ha construido casas pasivas de madera en entramado urbano con clasificación energética A y tiene varios proyectos pendientes por toda España.

Su precio medio es de 800 euros el metro cuadrado, que puede variar dependiendo de los acabados y el diseño. Claro que estas casas no generan costes medioambientales y reducen sensiblemente el consumo energético. En ese sentido conviene recordar que una casa tradicional unifamiliar consume de media unos 1.800 euros al año y estas sólo unos 300.

Fuente: 20MINUTOS.ES, 08.12.2016

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in estudios sectoriales, Mercado and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *