Crean un nuevo material a partir del textil de neumáticos usados

La UPC de Terrassa desarrolla un nuevo aislante industrial a partir fibras textiles de neumáticos. Se podrán reutilizar las fibras textiles de los neumáticos viejos en desuso, con un ahorro importante en el impacto ambiental.

Investigadores de la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) han desarrollado un nuevo aislante térmico y acústico para los sectores de la construcción y ferroviario a partir de fibras textiles de neumáticos viejos.

El nuevo producto ha sido presentado hoy en el ESEIAAT por Lluís Gil, uno de los investigadores y profesor del centro, y Joan Peset, responsable de COMSA, empresa que, junto a GMN (Gestión Medioambiental de Neumáticos), ha colaborado con el proyecto.

Los neumáticos están fabricados a partir de caucho y acero, componentes que ya se reutilizan después de su uso, pero también de fibras textiles de poliéster, material que hasta ahora no se reutilizaba, por lo que el nuevo producto revaloriza este material.

Con este objetivo, en 2012 se inició el proyecto, que concluyó que con las fibras textiles de los neumáticos viejos se podía elaborar un pegamento que permitía generar un tipo de panel con aislante acústico y térmico.

Esto significa que, en un futuro, se podrán reutilizar las fibras textiles de los neumáticos viejos en desuso, que hasta ahora son enviadas a vertederos, con el impacto medioambiental que esto supone por las emisiones de CO2 que emite.

“Los aislantes ya existen y por lo tanto este producto no romperá una barrera tecnológica, pero sí será un antes y después en el sentido de que es un producto sustitutivo que tiene unas ventajas de tipo medioambiental, social y económico”, ha explicado Gil.

El proyecto permiten adaptar el producto final al cliente y suministrarlo en forma de saco o de placas, mientras que el nuevo aislante es más competitivo porque es un 20 % más barato que los convencionales, que tienen un coste de cerca de 6,2 euros por metro cuadrado con lana de roca y 3,8 euros por m2 de lana de vidrio.

“A partir de este producto, tendría que producirse un cambio en las administraciones públicas para que respalden más este tipo de iniciativas e impulsen más decididamente el uso de los residuos y de los productos reciclados”, ha explicado Joan Peset.

La colaboración de COMSA y GMN, empresas que conforman una corporación, ha permitido desarrollar este producto en una primera prueba piloto que ha consistido en colocarlo en una pared de una habitación del hotel NH de Sants (Barcelona).

“No es una investigación que se quedará en un cajón porque tiene un potencial comercial”, asegura Peset, que apunta que el nuevo producto podría salir al mercado en dos o tres años si se consigue crear una buena línea productiva.

Para obtener el nuevo material, que aún no se puede producir en cantidades industriales, se han combinado tres componentes que son las fibras textiles (extraídas de los neumáticos y que tienen restos de caucho), las pasta de papel reciclado y la cola blanca adhesiva.

El nuevo producto aislante es muy ligero y se instala dentro de las paredes, y el proyecto ha estado financiado por el programa INNPACTO del Ministerio de Economía y Competitividad, dotado con 130.000 euros, ha generado 8 trabajos de grado y una tesis de máster y de momento no será patentado.

Fuente: La Vanguardia, 19/12/2016

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Compartir/Konpartitu:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS
This entry was posted in Eficiencia energética, Mercado, Nuevos productos, Proyectos I+D, Tecnología and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *